Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Salou.com
Ocio, turismo y fin de semana
Cómo llegar y cómo ir de Salou a... Cómo llegar y cómo ir de Salou a...
Hoteles y Aparthoteles Hoteles y Aparthoteles
Apartamentos de alquiler Apartamentos de alquiler
Campings Campings
Playas y playas nudistas Playas y playas nudistas
Dónde comer Dónde comer
Qué ver y conocer Salou Qué ver y conocer Salou
PortAventura y mucho más PortAventura y mucho más
Guía comercial y de servicios Guía comercial y de servicios
La Noche La Noche
Rutas y excursiones Rutas y excursiones

Salou / Noticias / Arte

Mi experiencia: Da Igual no es solo un nombre

Mi experiencia: Da Igual no es solo un nombre

    Miro y no puedo evitar el emocionarme entre una gran sonrisa. Tú que lees estas líneas y no me conoces. O si, quién sabe. Hoy quiero contarte algo... Es sábado 19 de mayo, las siete y media de la tarde, Pabellón Olímpico de Reus, Da Igual en concierto… pero hoy no es un concierto cualquiera, ni para mi, ni para esta ciudad. Solidario y latente en sensaciones este lugar dónde me encuentro. Porque hoy el grupo que conquistó mis sentimientos más ocultos y privados se hace grande de la mano de una gran causa. Me encuentro delante de este gran recinto con Paula, una futura promesa de la fotografía. Tras entrar y reencontrarme con mi ‘mentora’, Nuria, una mujer de pies a cabeza y con un arte y un talento indiscutible puedo ya mencionar el resto… ¿Sabes? Si, me refiero a ti que lees. Creo que será un día muy sentimental e intenso. Todo ha cambiado mucho. Es probable que nada sea cómo otras veces, al principio, hace cinco años atrás. Menos minimalista, más grande. Pero no solo en infraestructura. También de corazón. Miro tras la valla. Ojos. Ojos brillantes. Miradas de esperanza. Transparente esperanza. Y ahora las miro, a todas ellas. Las fans, los fans. Me recuerdan a mi, hace años atrás. No puedo dejar de mirar y sonreir. Ojalá pudiera decirles: ¡Eh! ¡Yo sentí lo mismo que tú! ¡Qué grande sería poder explicarte y que entendieras todo lo que me ocurrió a mi después! Lo que evolucioné cómo persona. Lo que me contribuyó este grupo. Lo que llegué a aprender de la vida. La fuerza que me aportó. Lo valiente que me hizo. Sería inmenso y eterno poder transmitirte todo. Aunque la verdad me conformo sabiendo que con el tiempo lograrán sentir lo que siento ahora, y que en unos años se encontrarán con una réflex colgada al cuello mirando a otros semejantes con los mismos ojos fraternales que se me quedan a mi, y se llevarán en el corazón toda la inmensidad que supone ver en otras miradas centelleantes lo que yo sentí en un pasado. Yo fui una de ellos. Una de estas chicas que irradian felicidad. Una chiquilla con mucha pasión por la vida. Aunque todo esto eran estados que no sabía ni que sentía. Los descubrí cuando un modesto grupo llamado Da Igual rozó mi vida. Entonces todo cambió. Nacieron en mi sentimientos, formas de ver la vida que nunca antes pensé que podía experimentar. Muy similar a lo que derrochan sus miradas. Por eso no puedo evitar que la nostalgia de los años pasados impregne mi cuerpo y mi alma esta noche. Entre el humo y acordes me pierdo. Y empieza de nuevo la sensación. Esa extraña pero satisfactoria sensación… que me traslada a aquel universo paralelo, aunque difícil de encontrar. El de mi infancia. El de alguien que hace renacer en si todo minuto sentido con intensidad máxima. Sara, una vieja pero fiel amiga que siempre ha estado en estos momentos musicales, no está. Echo en falta su presencia. Sus risas de complicidad por amores que se fueron y no volverán. Los saltos, las lágrimas, los gritos coreando las canciones, el apoyo a este grupo disipando energía y lealtad. Y mientras mi cabeza se sumerge en billones de contrastes, ordeno mentalmente mis sentimientos para plasmarlos en palabras y explicar cada instante, cada momento, cada vuelo alzado sobre el cielo esta noche. De repente veo algo que me atraviesa el alma llegándome al corazón. Tus ojos están recubiertos por una sutil pero abrumadora conmoción. Si. Tú que me enseñaste a soñar, estás palpando tu sueño. Me siento muy orgullosa de ti.  No puedo evitar el emocionarme entre una gran sonrisa. Es tan puro el sentimiento. Me gustaría que lo hicieras… Escucha. Mira. Siente. Déjate llevar. Yo lo hice. No me fue mal. Da Igual me enseñó que hay que luchar por los sueños. Y gracias a eso aprendí que un papel no tiene que mostrarte jamás cómo te tienes que sentir. Lo relevante no es solo saber lo que quieres ser. Lo que prevalece en el abismo del tiempo es  sentirte cómo lo que quieres ser. Sentirte, para ser. ‘Porque lo importante no es el nombre.’ Hoy en ellos, ha nacido una gran etapa. Un gran camino para Da Igual. Un enorme y celeste cielo para volar libres muchos años. Porque este es el principio de una gran historia. El cuento sin nombre, que contó muchas cosas…   ‘El amor hacia el arte. El calor al empeño y el valor por los sueños. Creer en la magia. Y en que si te lo propones, si alzas tus alas con amor… puedes volar… si. Por el cielo.’ Ayer, hoy y siempre. Alegria.



Etiquetas: costa dorada, el milà, pintura, escultura, exposiciones, museos
SOLICITAR MÁS INFORMACIÓN POR CORREO ELECTRÓNICO
* Nombre y Apellidos * Consulta
Teléfono
* Correo Electrónico
*Acepto las Condiciones de Uso
*
Volver
Reserva de hoteles
+ Salou.com